Compartir

10 cosas que no debes usar como lubricante

Como bien sabemos no cualquier cosa debe ser usada como lubricante a la hora del acto sexual y por eso aquí te decimos que no, y porque.

1.- Agua y jabón: Brillante idea lo de diluir el jabón con agua, pero, ¿alguien ha pensado en lo que pasa cuando se seca la solución? Pues, el jabón se seca, se acartona. Y, si la idea era que el pene entrara más suavecito, pasará todo lo contrario. Si te gusta el ardor anal y las raspaduras intensas, dale…

2.-Mantequilla: ¡Cuánto daño hizo la famosa escena de “El último tango en Paris”!. La mantequilla es un producto oleoso, que con la fricción sus moléculas se separarán y por un lado erosionarán la mucosa anal y por otro lado el condón. Por no hablar del pestazo que dejará en zonas tan íntimas y las manchas de grasa en sábanas, almohadas y demás.

3.-Gel de ducha: su composición química desgasta el preservativo y provoca microagujeros… Además, ¿has leído lo que dice sobre el contacto con los ojos? ¿Sabes como se llama también al ano? Pues ya está.

4.- Saliva: Sí, todos conocemos el dicho “con paciencia y saliva, se la metió el elefante a la hormiga“. Aquí el problema es que realmente es poco útil. La saliva no siempre lubrica, además puedes transmitir una serie de fluidos que resultarían riesgosos.

5.- Aceite de oliva: El mismo problema que la mantequilla. Por no hablar de la contradicción de utilizar uno “virgen extra”.

6.- Acondicionador: Deja el pelo suave, pero de nuevo su composición química daña los preservativos. Y un estupendo ardor en el culo (que es una zona muy sensible)

7.- Gel de cabello o Gomina: desde luego yo no sé como a la gente se le ocurre usar lo primero que encuentra en el baño. Solo deben pensar en una cosa: es pegamento.

8.- Lubricantes de efecto frío o calor: evidentemente estos son de base acuosa y no presentan ningún problema para usarlos con preservativos. El problema es que a no todo el mundo le gusta experimentar procesos químicos desconocidos en sus partes más íntimas. A no ser que estés completamente seguro de que el que pone el culo los tolera, no se arriesguen.

9.-Vaselina: Oh, llegamos a la bendita vaselina, esa palabra que siempre usan los heteros cuando hablan de penetraciones anales. Desconfia de los heteros. La vaselina es un derivado del petróleo, y tienes que ver lo rápido que se destruye el látex al contacto de estos derivados.

10.- Aceites para bebés: “Si es bueno para la piel de un bebé, tiene que ser bueno para un culo”. Error. Al bebé no le meten ese aceite por el culo ¿verdad?. Pues lo mismo. Además también suelen incorporar derivados del petróleo degradando peligrosamente los preservativos.

Deja un comentario