Compartir

5 cosas que ocurren cuando dejas de masturbarte

Es un placer personal y gratuito como pocos en la vida: masturbarse se ha convertido en unas de las pocas cosas que todos hacemos sin excepción. Los beneficios de dicho ejercicio íntimo son infinitos y conocidos por todos, pero ¿qué consecuencias puede traer dejar de tocarnos por un tiempo? Por si no te atreves a llevar a cabo este experimento, recogemos los relatos más extravagantes que hemos encontrado en la red (casi todos de forma anónima claro está) pero que nos invitan a reflexionar. ¿Es el celibato personal la mejor opción? Juzga por ti mismo.

1. Algo común es sufrir “blue-balls”, es decir, una inflamación en el escroto que se produce con la ausencia de sexo entre la tercera y la cuarta semana de no eyacular (de forma voluntaria). Esta aparece cuando el hombre se excita mentalmente y el dolor producido es inevitable.

2. Por otro lado, la ausencia de ‘auto placer’ produce un incómodo malestar general en la región pélvica con sensaciones de hormigueo al orinar.

3. Asimismo, estudios afirman que los niveles de Antígeno Prostático Específico se elevan por las nubes. Esta sustancia se encarga de disolver los coágulos seminales ubicados en la próstata. Es decir, el espesor se acomodará en nuestras vidas. Pero no es poca cosa, este es un marcador natural para detectar el cáncer de próstata.

masturbacion_2

4. La inflamación de la próstata es una posibilidad a tener en cuenta si decidimos sesgar la masturbación. La ‘calentura’ sufrida de forma constante puede inflamar ciertos órganos reproductores, entre ellos el escroto.

5. Asimismo, no sólo afecta en campos físicos, ya que el estrés es un factor determinante que liberamos al eyacular. Esto se traduce en un comportamiento más irritable y agitado de lo normal… llámalo frustración sexual.

Llegados a este punto, ¿qué tendría de positivo abandonar la práctica? Posiblemente desarrolles una perspectiva sexual real que te haga más objetivo gracias a la ausencia de sexo, pero no sabemos si este criterio desarrollado merezca la pena por todo lo que tendrás que pasar. Quizás no seamos tan fuertes ni nos mueva la fuerza de voluntad después de todo…

Deja un comentario