Sexualidad

7 consejos para hacer un trío gay y sobrevivir

Participar en un trío gay es un morbo que más de uno ha querido comprobar en sus propias carnes. Si tú lo has hecho o quieres hacerlo, no te pierdas nuestros sabios consejos para hacer un trío gay en condiciones, porque al final, de lo que trata es de pasárselo bien, ¿no crees?

1. Conoce bien a tus «oponentes»

El sexo con desconocidos puede ser peligroso. Nosotros apostamos por que conozcas a tus dos compañeros. Como mínimo, lo justo para pasarlo bien en la cama. Qué les gusta, qué no, dónde meter mano… Y si indagas mucho, quizá te llevas una gran amistad. Pero eso ya es secundario.

2. Si hay una pareja de por medio, hablenlo todo.

Ay, las parejas… En un trío, es más que probable que dos de los participantes sean pareja. De nuevo, hablenlo todo. Que quede bien clarito, para que no haya confusiones y en la cama (o donde sea) solo haya mucha diversión.

3. Igualdad para todos…

No seamos rancios. No caigamos en el tópico «me monto un trío y elijo a mi favorito». Cuando te lo montes con dos, dedícales el tiempo que se merecen y diviértete con ambos por igual, que hacer el vacío en una cama es muy feo. No hagas lo que no te gustaría que te hicieran.

4. A no ser que no se quiera, claro.

Aunque… claro, siempre está el clásico morboso que quiere mirar y ver a otros más que participar. O participar un ratito, irse a la esquina… Entonces sí, dedícate al otro en exclusiva y formad parte de la fantasía del tercero. ¡Será por opciones!

5. Prueba cosas nuevas que antes no podías

No hace falta que te digamos todo lo que puedes hacer con dos personas que con una no puedes. Son tantas las opciones, posiciones, masajes, tocamientos… que no deberías quedarte con ninguna duda del tipo «¿Cómo me sentiría si eso entra ahí y eso allí?

6. Sé generoso

Aunque sean tres, una relación sexual es lo que es e implica recibir pero también dar. Pon de tu parte, hazles disfrutar tanto como te hacen disfrutar a ti, y así te asegurarás una nueva cita.

7. Y siempre, sexo seguro.

Y no nos cansaremos de decirlo: el sexo se puede vivir con total libertad de tantas maneras distintas que no merece la pena arriesgarse a follar sin condón. Póntelo, pónselo y pónselo al otro también. Tu salud es mil millones de veces más importante que un orgasmo, por muy bueno que sea. No lo olvides.

Nuestro consejo definitivo lo hemos compartido durante todo el artículo: diviértete, pásalo bien y disfruta con total libertad y alegría de tu vida, que para eso es tuya.

Fuente:
http://www.cromosomax.com/

 

Deja un comentario