Compartir

8 hechos extraños que no sabías acerca de tu trasero

Es momento de hablar sobre la increíble ciencia que hay detrás de tu trasero… En serio, hemos armado este artículo con todo lo que necesitas saber acerca de ‘tu pequeña puerta de atrás’.

1. El popó promedio ocurre una vez cada 24 horas, pero algunas personas solo van al baño una vez cada tres semanas, y algunas personas van varias veces al día. La razón está en que la necesidad de hacer “del cuerpo” es diferente en cada persona.

2. Un mal esfuerzo, puede sacarte el recto. Esto se llama prolapso rectal y puede parecer bastante alarmante. Parece una estructura tubular, un poco como un rollo suizo. Puede suceder cuando estás defecando y ejerciendo demasiada presión sobre tu ano. Pero también puede ocurrir cuando tose o estornuda. Si esto sucede, es posible que necesites ir de inmediato al médico.

3. Existe una cirugía de rejuvenecimiento anal. Para los interesados en lucir ‘puros’ una vez más, existe una cirugía con láser, que literalmente aprieta el ano. Esto puede ser una operación cosmética. Pero la cirugía se desarrolló inicialmente para ayudar a las personas con incontinencia fecal.

4. Los pedos de un día en una persona promedio, podrían llenar una botella de dos litros… Eso es mucho gas.

5. Si aprietas el ano, tus pedos serán más ruidosos, lo cual es especialmente vergonzoso cuando estamos rodeados de más personas. Contener tus gases puede hacer que estallen dejándote en ridículo… Por eso, es mejor ir a un lugar en donde puedas ‘desahogarte’ a solas.

6. La mayoría de nuestros pedos se producen por el aire que aspiamos por la boca. El fenómeno se conoce como aerofagia, que es literalmente tragar aire. Ya sea que se trate de beber a través de una pajita, masticar chicle o tomar bebidas gaseosas, todo este aire tiene que ir a alguna parte. La buena noticia es que, esta clase de pedos no son olorosos… Aunque sí pueden ser ruidosos.

7. Cuando tus pedos huelen como si algo hubiera muerto, es porque llevan nutrientes. Suena raro pero, el mal olor en los pedos se da cuando tu cuerpo no ha absorbido algo. Ya sea que se trate de carbohidratos o grasa, esta comida muerta parcialmente digerida se dirige hacia el colon y la bacteria que está allí, come y fermenta lo que sobra. Este es el proceso que crea el gas maloliente.

8. Las personas de nalgas grandes, suelen ser más inteligentes. Un estudio realizado por la Universidad de Pittsburgh y la Universidad de California en Santa Bárbara encontró que en las mujeres y los hombres que estudiaron, cuanto más grande era su trasero, mejor calificaban en las pruebas cognitivas. Esto se debe a que las nalgas almacenan ácidos grasos y omega-3 esenciales que promueven el crecimiento del cerebro.

Deja un comentario