Compartir

¿APPS Contagiosas?

En un estudio realizado entre 2011 y 2013 por la organización “Gay & Lesbian Center” en la ciudad de los Ángeles, Estados Unidos, está causando controversia porque relaciona el uso de las famosas aplicaciones gaycomo Grindr, Scruff y otras, con el aumento de enfermedades de transmisión sexual.

El estudio, publicado en el “British journal Sexually Transmitted Infections”, consistió en una muestra de 7,184 hombres bisexuales y homosexualessanos, de los cuales 36% usaba este tipo de aplicaciones de geolocalización para encuentros, el 30% conocía hombres en bares y clubes; por otro lado la parte restante, un 34%, combinaba ambas prácticas.

Los resultados de este estudio mostraron que un 40% de los que usan las aplicaciones con el fin de tener encuentros sexuales son más propensos a contraer alguna ETS: 23% más propensos a contraer gonorrea y 35% más expuestos a adquirir clamidia, mientras que el riesgo de aquellos que se conocen en persona se reduce en un 23%.

La cuestión es que se comienza a estigmatizar a quienes utilizan este tipo de aplicaciones e incluso hay medios que culpan a las apps de incrementar los contagios de ETS. No obstante debemos tener en claro que los diferentes portales o apps en el mercado, son sólo eso, y quienes verdaderamente tienen culpa son las personas que no se cuidan sexualmente.

El mismo estudio arrojó la información de que todos los hombres investigados corrían el mismo riesgo de contraer VIH o sífilis, sin importar si usaban o no este tipo de tecnología, lo que demuestra que obviamente si tienes una vida sexual activa, precoz o como quieran llamarle, siempre estarás en riesgo porque el peligro existe y está ahí fuera.

Por el contrario, pienso que en lo que deberían de poner atención es en educar a la gente y no en “repartir mal las culpas”. Sí, el uso de estas apps por la mayoría es para encuentros de sexo casual, pero sea con ellas o sin ellas, esto seguirá sucediendo, así que lo mejor y más prudente por hacer es educar y educarnos sobre los riesgos del sexo sin protección.

Deja un comentario