Compartir

Australia: Parlamento plantea un plebiscito para legalizar el matrimonio entre parejas del mismo sexo

El debate acerca del matrimonio igualitario regresó al parlamento australiano la semana pasada cuando el primer ministro Malcolm Turnbull les imploró a los legisladores que apoyaran un proyecto de ley que les pediría a los australianos votar para decidir acerca del tema.

“Este es el tema que debe ponerse en un plebiscito porque es una cuestión muy directa”, dijo Turnbull. “Ponemos nuestra fe en el pueblo australiano y sabemos que su respuesta, sea sí o no, será la respuesta correcta”.

Turnbull necesita el apoyo del parlamento para que se apruebe el proyecto de ley, el cual requiere un plebiscito —una votación no vinculante y nacional— que se llevará a cabo el 11 de febrero de 2017. El proyecto de ley, dijo, le preguntaría a los australianos: “¿La ley debería cambiarse para permitir que las parejas del mismo sexo se casen?”.

Agregó: “Es una pregunta sencilla”.

El discurso marcó la primera vez que los australianos habían escuchado los detalles del proyecto y la primera vez que Turnbull, el líder de la coalición conservadora dirigida por el Partido Liberal, había esbozado su plan en torno al matrimonio igualitario desde que su gobierno fue reelegido el 2 de julio.

No obstante, muchos en el parlamento piensan que el plan para un plebiscito fracasará. Costaría cerca de 138 millones de dólares, incluyendo el financiamiento para las campañas a favor y en contra, y su resultado sería no vinculante. Sin importar cuántos australianos voten, los legisladores podrían optar por no cambiar las leyes relacionadas con el matrimonio. Muchos legisladores que apoyan el matrimonio igualitario dicen que el plebiscito no es la plataforma correcta y en vez de eso prefieren un voto directo por parte de los legisladores en el Parlamento.

Turnbull dijo que su partido ganó las elecciones después de hacer campaña para permitir que los australianos voten en torno al matrimonio igualitario. La mayoría de los australianos apoya los cambios a las leyes vigentes, las cuales dictan que este debe darse entre un hombre y una mujer.

15australia-web2-master675

Sin embargo, la coalición conservadora regresó con una mayoría tan reducida que se debilitó el estatus de Turnbull dentro de su propio partido, y el poder que tenía el partido en el parlamento se redujo a una mayoría de un escaño en la Cámara de Representantes.

Un bloque de políticos, algunos de los cuales apoyaron el matrimonio igualitario, han dicho que no votarán a favor de permitir el plebiscito, con lo que posiblemente frustrarían cualquier posibilidad de cambio.

El plebiscito es “una plataforma para el prejuicio y un megáfono para los discursos de odio”, dijo Bill Shorten, el líder de la oposición, el Partido del Trabajo, en el parlamento. La campaña en contra probablemente atormentaría a los adolescentes que están teniendo problemas con su sexualidad y podría provocar que algunos se suiciden, dijo.

En una muestra inusual de unidad, los miembros del partido de Turnbull acordaron el 12 de septiembre que permitirían que el proyecto del plebiscito nacional se enviara al parlamento. También acordaron gastar 11 millones de dólares en el debate público, dividiendo de forma igualitaria el dinero entre las campañas a favor y en contra.

Antes de su ascenso como líder, Turnbull favoreció con firmeza el voto en el parlamento para cambiar las leyes en torno al matrimonio. Hace unas semanas, en el parlamento, les dijo a los legisladores que él y su esposa, Lucy, habían estado casados durante más de 36 años y ambos votarían para permitir que las parejas del mismo sexo pudieran casarse.

“Nuestra sociedad sería más fuerte si más gente estuviera casada y hubiera menos divorcios”, dijo. “Somos un gobierno comprometido con el matrimonio”.

Via nytimes

Deja un comentario