Compartir

Cosas que deberíamos saber antes de perder la virginidad gay

Si hay algo que nunca olvidarás esa fue la vez en la que perdiste la virginidad. Probablemente no fue el mejor sexo gay de tu vida y probablemente desearías haber sabido muchas cosas que no sabías o que nadie te había contado. Menos mal que ahora tenemos internet para informarnos. ¿No has perdido la virginidad todavía? Pues aquí te contamos las 9 cosas que deberíamos saber antes de perder la virginidad gay.

1 La postura de sexo gay ideal para perder la virginidad
El porno gay te hará creer que el misionario o a cuatro patas son las posturas perfectas para perder la virginidad. Puedes probarlas, pero si no son las más cómodas para ti no tengas miedo a pedirle a tu pareja algo diferente. Si eres el pasivo perdiendo la virginidad puede que estas posturas te causen mucho dolor y prefieras cabalgar al activo y controlar la penetración.

2 No tiene que ser con alguien perfecto
Seamos sinceros y realistas: ¿vas a pasar el resto de tu vida con la primera persona con la que tienes sexo gay? Las probabilidades de que sea así son muy, muy bajas. No te tomes el perder la virginidad como algo sagrado, puedes hacerlo con alguien que te quiere, a quien le importas… pero no pasa nada si la cosa no funciona. Haz lo que te pida el cuerpo.

3 Las primeras veces son raras
No hablamos solamente de perder la virginidad. La primera vez que te acuestas con alguien puede ser raro. Perder la virginidad no es un momento ideal con velas, paseos románticos y pétalos de rosa. La primera vez que tienes sexo no tiene que ser perfecta, pero no te preocupes porque ya irás mejorando. Si el otro ya tiene cierta experiencia te lo confirmará.

4  Hay olores
El sexo huele. No tiene por qué oler mal, pero el sudor y el semen huelen, la boca y el ano también. Gajes del oficio.

5 Si eres activo, te correrás muy pronto
No pasa nada por ello. La primera vez que tengas sexo gay estarás muy excitado y no podrás controlarte, así que es muy común que eyacules nada más penetrar al otro.

6 Si eres pasivo, no dolerá tanto como pensabas
El gran miedo de un gay virgen y pasivo es que la penetración le haga ver las estrellas por el dolor. No es para tanto. Usad siempre protección y lubricante, y el dolor que te imaginabas se convertirá en un placer inigualable.

7 Puede que no se te ponga dura
¡Y no pasa nada! La presión y la ansiedad pueden jugarte una mala pasada y hacer que la erección no llegue. Los preliminares están ahí para algo.

8 El sexo gay no es como en las películas porno gay
El porno hace que tengamos una visión del sexo gay muy distorsionada: posiciones acrobáticas, gemidos que parecen alaridos, penes descomunales… que no te engañen, la vida real no es siempre así. Eres un principiante, no un actor porno gay que se ha tirado a cientos de hombres.

9 Todo mejora
Con el tiempo y la experiencia se te dará mejor. Todos pasamos por ello.

Deja un comentario