Sexualidad

Dogging: Citarte con un desconocido para tener sexo en lugares publicos

Tener sexo con un desconocido en un lugar público y permitir que otras personas te observen no es la escena de una noche de fiesta, se trata de la nueva práctica de sexo casual de moda en España.

El dogging consiste en acudir a una lugar público, generalmente un parque, donde dos desconocidos acuerdan tener sexo con la condición de no volver a verse. Los amantes pueden permitir que otras personas los observen, los toquen, o incluso se unan al acto.

El nombre de “dogging” proviene del Reino Unido, lugar donde inició el movimiento sexual y en donde las personas que participaban usaban como pretexto el pasear a su perro para frecuentar los lugares públicos y aptos para la relación.

El rango de edad de los participantes es de 17 hasta 70 años de edad y se permite que cualquiera forme parte del “festín”, sin importar su profesión o clase social.

Los doggers se describen como individuos libres y exhibicionistas. Las personas que acuden como voyeurs son en su mayoría casadas. Al acto sexual se puede acudir con pareja e “intercambiar” con otra pareja.

El automóvil es el principal escenario del acto sexual. Si las luces del vehículo se encienden y apagan es una señal de que a bordo se está teniendo sexo. Si la luz interior del vehículo está encendida, la pareja quiere ser observada mientras mantiene relaciones sexuales. Si además la ventanilla está medio abierta o abierta del todo, se puede mirar y tocar, y si la puerta está abierta se puede entrar libremente a formar parte de la fiesta.

Para los doggers existen recomendaciones básicas como no llevar objetos de valor al encuentro ni identificaciones que permitan rastrear a uno de los participantes.

Deja un comentario