Compartir

El ex de Renée Zellweger la engañó con otro hombre

Renée Zellweger está próxima a volver a la gran pantalla como la emblemática Bridget Jones en Bridget Jones’ Baby, trayendo de vuelta a un personaje que se conecta con distintos grupos de personas de distintas maneras.

Por ejemplo, ella ha formado un vínculo especial con la comunidad GLBT no sólo por la amistad con su mejor amigo gay Tom (James Callis), sino también por el simple hecho de permanecer fiel a sí misma y buscar a alguien que la quiera exactamente de la manera que es.

En una reciente entrevista que ofreció a la revista Advocate, Renée habló sobre el tema: “Bridget no se ajusta necesariamente al paradigma pero ella lo logra de todos modos. Ella se ama a sí misma y acepta quién es, hace que sea bien para todos nosotros los seres humanos”.

Sin embargo, cuando los tabloides comenzaron a reportar que su ex marido Kenny Chesney era homosexual después de que ella citó “fraude” como la razón de la anulación de su matrimonio en 2005, la actriz estaba triste y herida.

“Me había olvidado de eso. Es algo no muy importante que hay que olvidar, ¿verdad? Eso me puso triste”, admitió. “Me dio tristeza que de alguna manera la gente estaba usando eso como una forma de ser cruel y llamar a alguien gay como algo peyorativo, que tiene consecuencias fatales. Por supuesto, no es el problema más grande, por lo que alguien tuvo que inventar esa historia”.

Zellweger destacó también la excelente relación que tiene con sus mejores amigos, que son gays.

Cuando la actriz Renée Zellweger aceptó participar en la tercera entrega cinematográfica de Bridget Jones estaba dispuesta a engordar de nuevo 15 kilos -como ya hizo en las dos anteriores- para interpretar a la solterona británica entrada en carnes más famosa del mundo. Sin embargo, Sharon Maguire -directora del filme- la convenció de que en esta ocasión no era necesario porque prefería explorar la idea de cómo alcanzar su peso ideal no había conseguido hacer feliz al personaje, que se pasaba las dos primeras películas contando obsesivamente calorías, unidades de alcohol y cigarrillos en su diario.

Deja un comentario