Sexualidad

Heteroflexibles: ¿moda o gays que no se atreven?

Es un hecho: la normalización de la homosexualidad y bisexualidad en la sociedad ha permitido que lo que antes parecía una locura, sea una realidad: muchos hombres heterosexuales reconocen ser curiosos y querer probar e incluso haber probado con otros hombres, sin que ello manche su reputación o les haga «menos» hombres. Nada que ver con el gay-for-pay, que quede dicho.

El tópico de la chica que prueba en la época de universidad a enrollarse con otras compañeras siempre ha sido motivo de chiste y broma, pero nunca ha sido una humillación, más bien un morbo para los heteros que se vuelven locos con estas historias. Cuando pasaba al revés, por supuesto, era tema tabú, pero parece que cada vez hay más heteroflexibles capaces de reconocer que han probado o quieren probar con otro hombre sin que sea el fin del mundo.

En los años 40, un estudio realizado por Alfred Kinsey llegó a la conclusión de casi el 40% de los hombres había tenido una experiencia homosexual en su vida. Eso, hoy, parece mucho más acorde con la realidad y aunque sigue siendo un poco tabú, cada vez lo es menos.

Muchas veces el primer enemigo lo tenemos en casa: somos nosotros mismos los que decimos «si ha probado con otro tío es que tiene que ser gay» y limitados y esquematizamos a las personas, justo lo que no queremos que hagan con nosotros. Y tu, ¿qué piensas de los heteroflexibles? ¿Existen o son simplemente gays reprimidos?

Deja un comentario