Compartir

Informe publicado por la CIA asegura que Hitler era homosexual

Adolf Hitler supuestamente era homosexual y apreciaba a los adolescentes, según los archivos secretos de la CIA que describen al líder nazi. Hitler tuvo una larga lista de relaciones homosexuales y pasó su juventud en un albergue que tenía la reputación de tener residentes que “fueron en busca de placeres homosexuales en los hombres”.

A pesar de esto, el dictador persiguió brutalmente a los homosexuales cuando se convirtió en líder del Tercer Reich. El dossier de la CIA, que se redactó en 1942, y tiene 70 páginas, revelan la vida sexual oculta del Führer.

En el documento secreto se describe a Hitler “como familiarizado con los jóvenes gigolós y los viejos homosexuales” durante su estadía en Viena, antes de la Primera Guerra Mundial. Allí se detalla que Hitler era “un tipo de hombre sado masoquista con una posible vena homosexual”.

El informe fue recopilado por el antropólogo Henry Field, uno de los jefes de la unidad de inteligencia de la Casa Blanca. Los datos de la vida sexual de Hitler fueron revelados por Ernst Sedgwick Hanfstaengl, un germano-estadounidense que fue amigo íntimo y confidente de Hitler y luego desertó a Estados Unidos.

El informe también afirma que Hitler estaba “atraído sexualmente” por su mano derecha, Rudolf Hess, del que se dice, era un “conocido travesti”. En el informe está escrito que Hess se vestía de mujer y se hacía llamar “Frauelein Anna” (señorita Anna).

Entre 1920 y 1930 existía el documento Mend, donde se describía la relación homosexual que Hitler mantuvo durante la primera guerra mundial con su compañero de armas, Ernst Schmidt.

También había una larga lista de declaraciones recogidas por la policía antivicio en las que muchos jóvenes gay dejaron constancia de cómo Hitler iba a buscarlos para invitarlos a comer, llevarlos a su casa y acostarse con ellos.

Pero cuando comenzó a acercarse al poder, su actitud cambió. En 1934, durante la noche de los cuchillos largos, Hitler ordenó la ejecución de un número de militantes que incluían a notorios homosexuales como Ernst Rühm.

Al tomar el mando del gobierno se articularon normas legales que castigaron a los que calumniaran a Hitler y se reprimieron a los homosexuales. Un ejemplo es la Ley de la insidia, aplicada mayoritariamente para castigar a las personas que habían señalado que Hitler era homosexual.

Sin embargo la sexualidad de Hitler ha estado sujeta a debate durante cien años y lo seguirá estando.

Se sabe que tuvo una amante a largo plazo, Eva Braun, e incluso se rumorea que se acostó con su propia sobrina, Geli Raubal.

Pero también persiguió despiadadamente a los homosexuales, enviando hasta 15,000 de ellos a los campos de concentración y describiéndolos “como una peligrosa plaga”.

Deja un comentario