Compartir

Inglaterra: A la carcel por chuparsela a un hetero dormido

El medio británico independent.co.uk divulgó la información de que un hombre, de orientación heterosexual, se llevó la sorpresa de su vida y entró en pánico total al despertar y descubrir que quien le estaba “agasajando” con un acto de sexo oral no era su novia, sino otro hombre.

De acuerdo a los datos, la víctima, cuyo nombre no se puede divulgar por razones legales, había salido con su novia de parranda la noche anterior. Ambos fueron a un pub y allí conocieron a otro hombre, identificado luego como Dale Everard (22).

La Corte de Dunfermline, en Escocia, escuchó los relatos de las partes y se supo que Everard entró en contacto con la pareja y relató no haber tenido suerte con una cita a ciegas – con otro hombre – y que quien luego resultó víctima del asalto sexual oral se retiró temprano porque le dolía la cabeza, dejando a su novia con el recién conocido en el pub.

Ya a la hora del cierre del local, la novia de la víctima invitó a su casa al desconocido, hecho este que molestó al dueño de casa. La cosa se puso fea y el hombre durmió totalmente vestido, sobre las frazadas, sin deshacer la cama, en tanto que su novia se extendió en el sofá que estaba en la sala. Entre tanto, el atrevido, evidentemente, se quedó por ahí nomás.

Luego, en un momento dado de la noche, el desconocido se dirigió a la pieza donde dormía el novio de la chica, se bajó sus pantalones y ropa interior, comenzó a acariciar los genitales de la víctima – el “guerrero” dormido – y luego pasó abiertamente a practicarle sexo oral.

La Corte escuchó también que la víctima pensó al principio que era su novia disculpándose de una gratificante manera y ni siquiera abrió los ojos. Hasta que un instante antes del clímax, aseguró fuertemente la cabeza de “su novia”, apretándola contra su cuerpo y algo raro habrá sentido en el pelo porque allí sí abrió los ojos y se encontró con Everard prendido a su parte más íntima.

Según los relatos escuchados ante el Tribunal, ahí nomás la víctima entró en pánico, pegó un grito y salió corriendo del dormitorio. Temblaba de ira y se encontraba en estado de shock.

A consecuencia de los gritos, los vecinos llamaron a la policía y el “asaltante sexual” terminó, no solo preso, sino también enjuiciado. En su descargo, sostuvo que se encontraba en estado de ebriedad y no se daba cuenta de lo que hacía.

El Sheriff Craig McSherry dijo al respecto que “a pesar de que el atacante no tenía antecedentes, el crimen fue tan serio que ameritaba custodia.” “Esto fue perpetrado con premeditación. Usted entabló amistad con la novia de la víctima, fue con ellos hasta su apartamento, ingresó al dormitorio y llevó a caso su asalto sexual”, expresó el oficial al dirigirse a Everard.

La defensa del inculpado argumentó que su cliente hizo un “limitado recuento de lo sucedido debido al excesivo consumo de alcohol, pero que era consciente de que eso no era excusa.”

Dale Everard, de Rosyth, fue condenado con a 18 meses de cárcel y su nombre va a figurar en la lista de violadores.

Deja un comentario