Compartir

Inglaterra: El cardenal católico Keith O’Brien pidió perdón por abusar de sacerdotes

Un mes después de fallecer a los 80 años de edad, durante la lectura del testamento, un cardenal católico escocés admitió haber abusado de varios sacerdotes en la década de 1980. Entre las líneas escritas en el documento lamenta lo ocurrido, pidiendo que lo perdonaran por los abusos cometidos.

Para el 2013, el deshonrado Keith O’Brien envió una carta el papa Francisco donde le daba a conocer su renuncia cono cardenal de la iglesia católica, al estar involucrado en un escándalo donde lo acusaban de haber abusado sexualmente de sacerdotes.

Durante el funeral, el cardenal que oficializó la misa reconoció que O’Brien había cometido fallas, pero, había que perdonarlo porque el hombre tenía en su corazón ‘gran bondad’ para dar a los demás.

Según reportes de prensa, O’Brien durante su lecho de muerte había pedido reunirse y hacer llamadas telefónicas a ciertas personas de las cuales él se sentía que debía tener su perdón para poder irse de este mundo en paz. Se informa que la petición fue realizada y que el cardenal pidió a estas personas que lo perdonaran por los actos tan bajos cometidos.

La renuncia en 2013

A inicios de ese año salió a luz la primera acusación sobre O’Brien. Un ex sacerdote lo señaló de ser una persona abusiva, por haberlo acosado sexualmente durante la década de los 80’s. Después de haberse iniciado el escándalo, otros tres sacerdotes aceptaron que también habían sufrido del mal comportamiento del cardenal, durante la misma decada.

Viéndose con “el agua hasta el cuello”, O’Brien decide enviar una carta al papa Franscisco, donde anunció su renuncia al cargo que desempeñaba, además, aceptó que todo lo dicho por los sacerdotes eran solo verdades.

“Mi conducta sexual ha caído por debajo de los estándares que se esperaban como sacerdote, arzobispo y cardenal. Mirando hacia atrás en mis años de ministerio, por cualquier falla que haya cometido, me disculpo con aquellos a los que ofendí de cualquier forma”, resalto en ese entonces O’Brien en su carta al papa.

Aquellos que estuvieron en contra de la conducta del cardenal dicen que fue un hombre de contradicciones, al ser una persona abiertamente antigay, pero por debajo de su túnica sostenía relaciones sexuales con otros hombres.

Deja un comentario