Compartir

Inglaterra: tras el triunfo del “brexit” Las agresiones LGTBfobas se disparan

Los ataques contra la población LGTB se han multiplicado en el Reino Unido desde que el pasado mes de junio ganó en referéndum la salida del país de la Unión Europea, más conocida como brexit. Así lo revela un estudio de la organización Galop, que revela que este preocupante incremento es también superior al que se ha producido en otros delitos de odio.

Al poco de conocerse el resultado, ya advertíamos de que el triunfo del brexit en la consulta sobre la permanencia del Reino Unido en la UE era una mala noticia para el activismo LGTB en el resto de Europa. Y es que el Reino Unido, no lo olvidemos, es hoy día uno de los Estados miembros de la Unión Europea más avanzados en materia de derechos LGTB. Si bien es cierto que el resultado supuso un reforzamiento de las posiciones mas conservadoras, tradicionalmente asociadas a una mayor oposición a la igualdad LGTB, la situación jurídica en Reino Unido se sitúa ya entre las más avanzadas del continente y no es previsible que haya marcha atrás a este respecto.

Sin embargo, pasados tres meses, los hechos muestran que el brexit está teniendo consecuencias preocupantes también para los ciudadanos LGTB en el país británico. Los registros de la asistencia prestada por la organización Galop revela que las agresiones de motivación homófoba o tránsfoba registradas se han más que duplicado entre julio y septiembre en comparación con el mismo periodo del año pasado. Concretamente, de 72 a 187, un incremento de un 147%.

Se trata del primer estudio que analiza el impacto del brexit sobre los crímenes de odio LGTBfobo, una vez que quedó probado que el clima generado por la decisión mayoritaria de los votantes ha contribuido a un incremento significativo de la violencia racista y xenófoba. La relación del resultado del referéndum con la LGTBfobia no era tan evidente a priori, pero ha quedado ahora claramente de manifiesto y, de hecho, el aumento de los crímenes de odio homófobos y tránsfobos ha sido proporcionalmente superior al de los demás.

El director de Galop, Nik Noone, se lamenta del diferente tratamiento penal que tienen los delitos de odio según su motivación, mucho más duro en el caso del racismo y xenofobia que en el de LGTBfobia. David Isaac, jefe de la Comisión de Igualdad y Derechos Humanos, advierte sobre el peligro de que se genere una “jerarquía de los crímenes de odio” mediante la cual unos grupos de víctimas sean merecedoras de mayor protección que otros y llama, por tanto, a revisar la legislación para superar esta situación.

VIA DOSMANZANAS.COM

Deja un comentario