Compartir

Ken, el muñeco sexual gay con el que los heteros juegan

Existen infinidad de hombres hetero que nunca van a admitir que alguna vez han fantaseado con otro hombre. De esos muy pocos aceptarán que entre sus búsquedas de porno se han filtrado videos gays. Pero los menos realmente confesarán que han utilizado muñecos y juguetes sexuales exclusivos del mundo gay y que con ellos han disfrutado muchísimo más que en sus relaciones hetero.

Esto sucede a menudo debido al miedo que todos los hetero aún tienen por reconocer su deseo e, incluso, una nueva orientación sexual que no habían previsto hasta el momento. Es muy común, por eso, que últimamente estén interesados en experimentar si no con otro chico de carne y hueso, al menos con una copia robótica. Les presentamos la última tendencia de la moda en materia de juguetes sexuales que su amigo hetero nunca reconocerá que ha usado.

Lumidoll es el único prostíbulo de muñecos y muñecas sexuales del mundo. Se localiza en Barcelona, España, y en el último año ha gozado de fama internacional y éxito en ventas debido a la demanda de robots sexuales hiperrealistas, entre ellos, y acaso el que más ha causado polémica por sus clientes, es el primer muñeco sexual gay.

El robot lleva por nombre Ken y ha resultado un éxito en el mercado bi-curioso ya que es delgado, ligeramente musculoso, tiene ojos castaños, pelo claro y un pene hecho a la medida de los gustos y orificios del cliente.

Ken alquila sus servicios a unos 2 500 pesos la hora, y a pesar de que el director de Lumidoll comenta que su chico se ha vuelto popular entre parejas y hombres gay, asegura que la mayor demanda proviene de hombres heterosexuales. Montones de heteros usan muñecos sexuales masculinos. Quieren probar el mundo gay sin hacerlo con un hombre real. Estos clientes buscan anonimato y discreción.

Deja un comentario