Compartir

Krzysztof Charamsa “La Iglesia no mata gays como el ISIS pero los mata psicológicamente”

Krzysztof Charasma, el cura polaco que escandalizó al Vaticano anunciando su homosexualidad, escribió un manifiesto de liberación gay con diez mandamientos dirigidos a la Iglesia católica para que abandone “la persecución” contra este colectivo.

“No es como el caso del Estado Islámico que persigue personas homosexuales matándolas. La Iglesia católica no mata a las personas, pero las mata psicológicamente”, asegura Charamsa en una entrevista con la AFP.

“Las mata con su posición retrógrada, con su rechazo, con su desprecio y con las continuas enseñanzas contra los homosexuales”, precisa.

En un céntrico hotel del barrio gótico de Barcelona, a escasos pasos de la catedral de esta ciudad española donde reside ahora con su pareja, Charamsa desgrana los detalles de este “Nuevo manifiesto de liberación gay”, entregado en exclusiva a la AFP.

326100

Veamos algunos puntos para tomar en cuenta:

1. El Vaticano debe anular los documentos ofensivos de la enseñanza católica sobre las personas homosexuales.

2. La Iglesia debe revisar la interpretación eclesial de los textos bíblicos en relación a esta materia.

3. La Iglesia debe admitir a las personas homosexuales en el sacerdocio.

4. Propone iniciar un diálogo con las confesiones evangélica y anglicana, más avanzadas en el reconocimiento de los derechos homosexuales.

5. Exige disculpas del Vaticano “por sus omisiones y silencios, sus persecuciones y crímenes realizados contra las personas homosexuales a lo largo de los siglos”.

6. Exige a la Iglesia que no critique la legalización del matrimonio sexual en algunos países

7. Pide a la Iglesia que condene la penalización de la homosexualidad en decenas de países del mundo: “Hasta que no rechace y condene abiertamente esta penalización es cómplice del terror antihomosexual”.

8. Todos los curas homosexuales “tienen la obligación moral de salir del armario para mostrar al Vaticano que existimos y somos buenos curas”.

Monsignor Krzysztof Charamsa, left, and his partner Eduard, surname not given, leave a restaurant after a press conference in downtown Rome, Saturday Oct. 3, 2015. Vatican on Saturday fired a monsignor who came out as gay on the eve of a big meeting of the world's bishops to discuss church outreach to gays, divorcees and more traditional Catholic families. (AP Photo/Alessandra Tarantino)

Hace ya un mes que anunció públicamente su homosexualidad, con una explosiva rueda de prensa en Roma justo el día antes del inicio de unsínodo sobre la familia en el Vaticano. Ahora vive en el barrio gay de Barcelona y no se arrepiente de su decisión.

Se siente “liberado”, “en paz”. “Ahora me siento mejor gay y más sacerdote que antes”, afirma con una amplia sonrisa.

Por ahora no tiene trabajo, más allá de atender las numerosas entrevistas de los medios de comunicación. “Con 43 años no es fácil encontrar algo”, dice.

Su intención es reanudar la enseñanza universitaria –era profesor de teología en Roma– y escribir un libro sobre su experiencia como homosexual en el Vaticano.

Deja un comentario