Compartir

La española desaparecida en Turquía junto a su novia está detenida en Estambúl

Las noticias de la joven española desaparecida en Turquía junto a su novia de nacionalidad egipcia no eran demasiado halagüeñas. Por suerte, ambas jóvenes están vivas, según informa  TVE-1, aunque en estos momentos están detenidas por las autoridades turcas en Estambul al estar sin pasaporte, tal y como han confirmado fuentes de la Embajada de España en Ankara.

La familia de Jimena Rico denunciaba ante la Guardia Civil la desaparición de su hija, una joven de 28 años que intentaba huir de Turquía para escapar del padre de su novia, de nacionalidad egipcia. Según había denunciado la familia de esta joven malagueña, el padre de la pareja de Jimena no admitía la orientación sexual de su hija, y de hecho, la habría amenazado de muerte.

Parece ser que la última comunicación de Jimena Rico con la compañera con la que comparte piso fue el pasado lunes, y desde ese momento, no se habían producido más contactos con ella. La familia había informado que habló con Jimena el domingo, y que esta les advirtió que en el momento en que no diera señales de vida avisaran rápidamente a la policía por lo que hubiera podido pasar.

La española, que también posee la nacionalidad argentina, mantiene una relación con otra joven de nacionalidad egipcia. Y ambas habrían volado desde Londres hasta Dubái engañadas, pensando que la madre de Shaza, que así es como se llama la pareja de Jimena, estaba gravemente enferma. Una vez que la pareja se encontraba en Dubái, el padre de Shaza habría amenzado de muerte a su hija por tener una relación con otra mujer, denunciándola ante las autoridades del país, en el que la homosexualidad está prohibida.

Ante la situación, y para evitar ser encarceladas, las dos jóvenes tuvieron que huir de forma precipitada de Dubái hacia Georgia. Y justo cuando iban a coger un vuelo a Londres el pasado jueves, apareció nuevamente el padre de Shaza junto a los escoltas que siempre lo acompañan. Entonces, parece ser que se produjo un altercado en el que intervino la policía, y del que ambas pudieron escapar en dirección a la frontera turca. Precisamente, fue en Estambul desde donde se produjo la última comunicación de Jimena con su compañera de piso, informando que se dirigían hacia un hotel y después al consulado español, aunque lamentablemente las jóvenes no llegaron a ir a ninguno de estos destinos.

Por suerte, ambas jóvenes están vivas, y esperemos que las autoridades españolas hagan todo lo posible para conseguir que eJimena y Shaza jóvenes puedan ser liberadas y puedan volver pronto a suelo europeo para seguir viviendo con tranquilidad su historia de amor alejadas de la locura que acaban de vivir.

Via TVE

Deja un comentario