Compartir

La Federación Belga de Rugby es la primera que rubrica un acuerdo contra la homofobia en Europa

La Federación Belga de Rugby (FBRB) se ha convertido en la pionera de Europa en firmar un acuerdo para combatir la homofobia con la International Gay Rugby y el Straffe Ketten RFC, el único equipo inclusivo de rugby de Bélgica. El presidente de este equipo, Miguel Gallardo, desea que el convenio contribuya “a continuar con la promoción de la no discriminación en el rugby, además de actuar como un ejemplo de buena práctica para otros deportes en los que la homofobia y la discriminación, por desgracia, son mucho más comunes”.

El compromiso y la lucha conjunta y decidida contra la discriminación es el único camino para concienciar a los aficionados, a los jugadores y a los técnicos de cualquier deporte.

Si bien la federación belga es la primera en europa que se compromete con la International Gay Rugby, en otras regiones del planeta ya se han sellado acuerdos similares (por ejemplo, en Australia y en los Estados Unidos).

la FBRB describe formalmente su intolerancia a la homofobia y se compromete a trabajar junto con el Straffe Ketten para combatir la discriminación y continuar con la promoción de la igualdad y la inclusión en el juego.

El presidente de la FBRB, Michel Coric ha explicado que “por naturaleza, el rugby debe estar abierto a todo el mundo. Es una pena que la discriminación siga existiendo en el deporte, pero aquí en el rugby estamos reafirmando nuestra apertura, y reafirmándola en voz alta”. Para el líder de la Federación Belga de Rugby, además, es un “orgullo” que el Straffe Ketten juegue en su país y “vamos a seguir luchando contra cualquier tipo de discriminación”.

El equipo comenzó como un grupo social para hombres gais, pero ahora es un miembro de pleno derecho de la FBRB. Incluso ha llegado a las semifinales de la liga Valonia Regional III de este año. El Straffe Ketten se mantiene activo en la comunidad LGBTI y tiene como objetivo proporcionar un espacio para que todos se sientan cómodos en el rugby, sin importar la orientación sexual, religión, cultura, origen étnico, condición social o nivel de juego.

El presidente del Straffe Ketten, Miguel Gallardo, cree que “el rugby siempre ha sido un deporte de tolerancia excepcional y respetar este acuerdo es testimonio de la abrumadora mayoría de respuestas que hemos tenido en la comunidad de rugby belga desde que se inició el equipo”. Gallardo ha concluido haciendo público su deseo de que el acuerdo “contribuya a continuar con la promoción de la no discriminación en el rugby, además de actuar como un ejemplo de buena práctica para otros deportes en los que la homofobia y la discriminación, por desgracia, son mucho más comunes”.

Deja un comentario