Compartir

Las quejas que existen cuando un hombre lo tiene muy grande

Muchos hombres pasivos nos quejamos de cosas como grande y todo, pero duele mucho. Esta es la principal queja porque al hablar de acto sexual en sí, al inicio de la relación sexual el morbo se encarga de guiar el placer y este se encarga de domar por unos instantes todo el nervio que se pueda generar, pero contados minutos después, el dolor se vuelve insoportable y es allí donde por “quedar bien” se aguanta el dolor, el cual entra a una disputa con el placer.

Si es en el caso de una pareja, tener sexo constante se puede volver no tan “deseable”. El hecho de siempre tener tremenda cosa adentro genera con el tiempo estrés en el hombre pasivo. Este estrés se genera por la tensión acumulada entre cada acto sexual.

Aquí terminamos con las quejas que se generan de un lado, pero ¿cuáles son las querellas hechas por los mismos hombres que la tienen muy grande?

Aunque no lo crean hay quejas que provienen de las mismas personas dueñas de esas “cosas gigantes”. Como, por ejemplo, tenerla grande y excitarse en un lugar no apropiado puede ser complicado.

Excitarnos nos pasa a menudo a todos los hombres, sin embargo, aquellos que son portadores de “anacondas” dicen no soportar las miradas de la gente alrededor cuando se enciende de repente los deseos. Pasa, que no se puede ocultar de una forma sencilla y en muchos casos las miradas de los demás llegan a ser incómodas.

Pero lo anterior no es lo único. Muchos hombres se quejan porque la podrán tener muy grande, pero al momento de excitarse no se pone completamente dura y es difícil mantener su movimiento serpenteante.

Pero con lo anterior no se acaban las quejas, según algunos hombres cuando la gente a su alrededor se da cuenta del “potencial alojado entre las piernas”, las miradas pasan de ser respetuosas a acosadoras, incluso se habla que pasan de ser personas a ser simplemente un penen gigante.

El acoso es otro problema. Y no hablamos de miradas acosadoras sino de palabras provenientes de otras personas. Los comentarios acosadores se escuchan a menudo y en las conversaciones “entre amigos”, siempre habrá un espacio para que los demás hablen de ello, haciendo que cada vez que se toca el tema, se vuelva algo harto.

Deja un comentario