Compartir

Las ventajas de nacer gay

Este contenido es algo jocoso, que solo tiene la intención de sacar una sonrisa, esperando que muchos de los puntos expuestos sean tomados con buen agrado.

Son muchas las ventajas así que comencemos con el conteo.

1. Uno tiene pene + el otro hombre tiene su pene= uno sabe mucho sobre penes.

2. Al saber mucho sobre penes seguro que más de un heterosexual querrá hacer alguna pregunta.

3. Muchos “heterosexuales” te mirarán con ojos de deseo.

4. Nunca vas a decir algo como: “¡M#~$@! No me tomé las pastillas… ¡a la farmacia!”

5. Normalmente las mujeres son muy complicadas. Que tienen dolor de cabeza, que están en esos días… Que les gusta que les rueguen, que quieren que las dejen en paz, que les gustan los buenos, que les gustan los malos. Los hombres somos tan básicos.

6. Uno puede ser todo lo promiscuo que quiera. Pero eso sí, muy fieles.

7. Al contrario de las mujeres, uno puede entrar a “orinar” al vestidor cuando el hombre guapo del gimnasio se va a cambiar.

8. Uno no tiene “un sexo débil” porque todo va a la par. No hay que abrirle la puerta del carro al novio, no hay que pagar toda la salida a comer porque va por mitades, etc.

9. Nos podemos prestar la ropa sin que la gente nos vea raro por la calle. Aunque bueno, igual nos ven raro por la calle.

10. Para que un hombre y una mujer hagan algo prohibido en público, tienen que cogerse. Nosotros también, pero solo de la mano y solo con eso se les cae la Biblia a la mitad de los espectadores.

11. “Amigas mujeres”: preferimos salir a comprar ropa con ustedes que ver el Mundial. Y de noche, pues las sacamos a bailar y si las tocamos, es solo para vernos sexys, porque no nos mueven ni una hormona.

12. No nos da vergüenza bailar medio vulgar o mover demasiado la cadera. Si nos vemos gay, pues es lo que somos.

13. Para los hombres heteros: Si salimos con su novia… ya saben que no deben preocuparse.

14. No nos da miedo usar cremas y esas cosas… que “supuestamente son solo para mujeres”. Nosotros también nos las untamos.

15. Somos divertidos, y por alguna extraña razón, entendemos a ambos sexos un poco mejor.

16. Somos de los hombres que mejoran con los años.

17. Puedes hablar con una mujer pechugona sin verle directamente ahí.

18. Tu pareja no se dará cuenta que estás comiéndote con la mirada a otro hombre, porque él también está babeando.

19. No nos da miedo usar ropa o peinados demasiado gais.

20. Sabes que el mejor camino para llegar al corazón de un hombre no es el estómago.

Deja un comentario