Zona Lez

Lesbiana demanda a un banco de esperma por que su hija es mulata

Jennifer Cramblett, una lesbiana de Ohio que ha demandado a su clínica de fertilidad por equivocarse e inseminarla con esperma de un hombre negro y no de uno rubio con ojos azules como había contratado.

Ahora Jennifer Cramblett tiene una preciosa hija mulata llamada Peyton, pero ella alega que no dispone de los conocimientos necesarios para criar a una niña multiracial, y que desconoce totalmente las necesidades culturales y sociales que tienen los niños afroamericanos.

Además argumenta que la familia deberá mudarse de barrio para que la niña se críe en un ambiente racial más diverso.

Por todas estas razones Jennifer Cramblett ha puesto una demanda por “negligencia en el nacimiento” -un tipo de demanda que se pone cuando un niño sufre problemas de salud a causa de una negligencia médica- porque el resultado no es lo que ella había “solicitado”.

Evidentemente se trata de una relación comercial, y si la clínica de fertilidad no ha “entregado” el resultado al que se comprometió debe compensar a la familia en los términos que la ley estipule.

Pero, tal y como argumenta el juez en su resolución del caso, la niña está sana, así que no hay negligencia ninguna por parte de la clínica.

Este es un caso que pone sobre la mesa varios problemas de ética ¿Es legítimo exigir características físicas a las clínicas de fertilidad? ¿Podemos exigir niños a la carta?
Según el juez Ronald Sutter, no se puede -aunque admite que le permitiría otro tipo de demanda por negligencia, aunque no una que presupone que hay algo que está mal en una niña por ser mulata-. Y aunque el juez emplaza a dios y a la concepción tradicional de niños -que no debería-, su conclusión es que como madre debe querer al hijo que ha tenido tal y como es.

Aunque quiero creer que esta demanda se puso por lo altamente rentables que son algunas demandas en Estados Unidos, no quiero saber qué pensará esta niña cuando crezca y descubra que su madre puso una demanda en la que presuponia que ser mulata era algo pernicioso, al mismo nivel que una enfermedad.

A veces la vida no sale como la esperamos y deberíamos aprender a aceptar ciertas complicaciones si ya no tienen una solución posible.

Deja un comentario