Compartir

Más hombres Gay dejan el uso del Condón a favor del PrEP

Un reporte publicado por la revista médica “The Lancet” determinó que el uso del PrEP ha desplazado el uso del condón como herramienta de prevención contra el VIH. Para este estudio se levantaron datos de varias ciudades australianas con “una amplia accesibilidad al medicamento PrEP” y el principal resultado reportado es que actualmente el 16% de las relaciones sexuales casuales entre hombres Gay y bisexuales se realiza sin condón.

Para poner este dato en perspectiva, en el 2013 se reportó que solo el 1% de las relaciones sexuales casuales entre hombres Gay y bisexuales era sin condón. Por supuesto, con estos números es imposible no preocuparse por un incremento en las infecciones de VIH, sin embargo, el mismo reporte indica que los nuevos diagnósticos no han aumentado en los últimos años y, por lo contrario, continúan a la baja.

Tomando en cuenta que el PrEP tiene una efectividad del 99% los resultados no deberían sorprendernos tanto, aunque no podemos dejar de elogiar la consistencia de los hombres que cuidadosamente cumplen con su dosis diaria, ya que la efectividad de este medicamento preventivo está ligada a la consistencia con la cual se consume.

Otro detalle que podemos aprender de este informe es que las medidas tomadas por Australia para hacer el PrEP accesible han estado dando resultado. En algunas de sus ciudades se han llevado a cabo estudios con más de 15,000 hombres en PrEP y los resultados en todos los casos han sido consistentes, logrando finalmente que en algunas localidades las nuevas infecciones de VIH se reduzcan hasta en 16 puntos porcentuales.

A estas alturas del 2018 es bastante claro que el PrEP es realmente un medicamento efectivo si se administra de la manera correcta, también se sabe que incluso los adolescentes pueden consumirlos sin graves efectos secundarios y, ante el VIH, puede sustituir el uso del condón, sin embargo, es importante recordar que el preservativo también sirve para prevenir otras enfermedades que podrían no ser tan peligrosas como el VIH, pero que sin duda nos causarían muchas molestias.

Deja un comentario