Compartir

Mateo y Lucas, los primeros gemelos transexuales españoles

Los malagueños Mateo y Lucas, de tan solo veintinueve años, se han propuesto una difícil labor en su vida: valerse de las redes sociales para tratar de desestigmatizaralgo tan complejo y desconocido como lo es la transexualidad. Y es que los gemelos son transexuales, y se sienten orgullosos de poder decir en voz alta que lo son, y que ahora mismo se sienten totalmente felices en su propia piel. Tras años de tratamientos hormonales, de cambios drásticos en su fisonomía y de mucha lucha, estos hermanos por fin han conseguido su objetivo: verse tal y como realmente son.

La transexualidad, a día de hoy, continúa figurando en españa dentro del ‘Catálogo de Enfermedades Mentales’, pese a que el colectivo lleva años tratando de despatologizarla. Es una situación más habitual de lo que podamos imaginar, y nos habla de personas que buscan ser libres para ser lo que quieran, sin ningún tipo de acoso o discriminación. Para muchos, el mero hecho de decir que son transexuales supone un problema, puesto que ven cómo su entorno les rechaza; por suerte, esto no fue así ni para Mateo ni para Lucas.

Visibilizar y normalizar la transexualidad

Mateo y Lucas comprendieron lo que les pasaba con tan solo diez años, cuando su familia y sus amigos aún les conocían como Natalia y Lucía. Algo positivo en su caso es que contaron con su compañía en todo momento, y pudieron sentirse arropados el uno por el otro, independientemente de lo duras que fueran las circunstancias fuera.

Acudieron a psicólogos durante muchos años, para ver qué era exactamente lo que les sucedía. Y tras mucho tiempo, y muchos profesionales que les dijeron que no podían sentirse así, que eso no era más que una confusión, acabaron decidiéndose a hacer lo que se denomina como “transición”. Decidieron decir adiós a sus atributos femeninos, y dar el paso de sentirse realmente correspondidos con su cuerpo. Durante todo el proceso tuvieron la fortuna de sentirse apoyados por sus familiares y amigos, algo que no siempre es así. Es por eso que, hace cinco años, decidieron publicar un vídeo en YouTube contando toda su experiencia.

Desde ese momento, decidieron que las redes sociales eran una puerta abierta para normalizar la transexualidad, para dar su apoyo a todos esos niños que están en la misma situación en la que ellos estuvieron un día, y mostrarles que lo suyo no es ningún tipo de trastorno mental.

Deja un comentario