Compartir

OUT OF IRAQ, El amor gay en tiempos de guerra

Nayyef Hrebid y Btoo Allami, dos chicos que encontraron el amor en plena guerra de Irak. Por muy emotiva que sea la historia, el inicio es muy duro: Hrebid era un intérprete que trabajaba para el ejército de Estados Unidos y Allami era un soldado del ejército iraquí. Ninguno de los dos era abiertamente gay porque uno de los países en los que la homosexualidad está más penada es en Irak, por lo que no era fácil para ninguno de los dos.

Ambos coincidieron en una misión en la que tenían que expulsar a los insurgentes del hospital general de Bagdad, y fue entonces cuando compartieron tiempo juntos, comiendo y relacionándose con otros compañeros. Días después, aprovecharon una ocasión en la que estaban solos y Allami se lo soltó todo: se había enamorado de él. Nayyef le besó y se fue, dejándole con una sensación muy agradable.

maxresdefault

No salieron del armario, pero llevaban su relación en el campamento con relativa normalidad y prudencia. Uno de los compañeros de Nayyef se enteró de que era gay y le golpeó con un palo rompiéndole el brazo. No fue nada fácil para ninguno de los dos y llevaron su relación en secreto durante muchos años. En 2007 fueron desplegados en la misma ciudad al sur de Irak, y tenían la suerte de poder seguir juntos, pero su futuro como pareja no tenía ningún sentido en un país tan homófobo, así que algo tenía que cambiar.

outofiraq

Llegó 2009 y al final, Allami, iraquí de nacimiento, pidió asilo en Estados Unidos, algo complicado, ya que tenía un contrato con el ejército iraquí de 25 años. Además, se le unió la presión de su familia, que se enteró de su homosexualidad e intentó “curarle” mientras le proponían chicas con las que casarse. Al final, el amigo de Nayyef Michael Failla consiguió llevar a Allami a Beirut. Lo más duro para él fue dejar a su familia, ya que su sueldo era el que mantenía a todos, pero en palabras del propio soldado “sabía que tenía que estar con Nayyef”.

En Estados Unidos su visado de turista se agotó mientras esperaba que resolvieran su caso de asilo, y vivió durante mucho tiempo con miedo de ser deportado. Además, estaba solo porque Nayyef aún estaba en Irak.

Hoy viven felices en Seattle. Se casaron en 2014, el Día de San Valentín, en Canadá y ahora su historia se ha convertido en un documental: “Out of Iraq”. ¿Y con qué recuerdo se quedan? Con que ahora sí pueden pasear juntos de la mano sin que nadie les diga nada. Pequeños detalles que hacen su vida mucho más feliz.

 

Deja un comentario