Compartir

¿Qué debemos esperar de un examen de Próstata?

No es un secreto que muchos hombres temen hacerse un examen de Próstata y eso se debe a dos grandes factores, el primero es el miedo a los resultados y el segundo el desconocimiento de cómo son estos exámenes médicos, hoy queremos ayudarles con al menos uno de ellos.

Y de manera específica, con ayuda de los expertos en salud masculina de Prostate, les decimos todo lo que necesitan saber sobre un examen de próstata para que pronto pueda estar en su lista de pendiente ir a hacerse uno.

Para empezar, es importa aclarar la necesidad de hacerse uno de estos exámenes. El cáncer de próstata una enfermedad muy recurrente entre nosotros los hombres y le debemos sumar que otros malos funcionamiento de este órgano producen disfunción eréctil, problemas al orinar y molestia al momento de tener sexo anal, en definitiva, es una parte de nuestro que debemos cuidar como se merece.

Ahora, ¿cuándo es un buen momento para hacerse un examen prostático? La realidad es que todo hombre mayor de edad debería incluirlo dentro de sus revisiones anuales con el doctor, sin embargo, aquellos con un historial familiar con enfermedades de la próstata deben tener aún más cuidado y a partir de los 50 años las revisiones anuales no deben faltar.

Por supuesto si sientes molestia al orinar, manifiestas sangrado o el tener sexo anal te causa un malestar poco común, debes visitar a tu médico para saber cuáles podrían ser las causas de estos problemas. Para el examen no necesitas mayo preparación que tu presencia, así que con esta información podemos pasar a la descripción que Prostate ha hecho para nosotros:

El doctor nos pedirá que nos desvistamos por debajo de la cintura y generalmente nos deben proporcionar una cubierta de papel o tela. A continuación, se nos puede pedir que nos acostemos en una mesa de exámenes y nos pongamos en posición fetal mirando hacia el lado izquierdo. La otra opción es que el medico nos solicite simplemente inclinarnos sobre una mesa con los pies separadas, las rodillas algo flexionadas y los codos sobre la mesa.

Estando el paciente listo, el doctor procederá a ponerse un guante con un dedo lubricado, él insertará ese dedo en el recto en con un ángulo inclinado hacia abajo. Después de introducir el dedo lo dejará quieto por unos segundos para que nuestro esfínter tenga tiempo de relajarse. Ahora el doctor moverá el dedo a la posición que conoce y buscará nuestra próstata, es posible que sintamos un poco de movimiento y / o presión, pero es inusual sentir dolor durante el examen. Finalmente, su médico retirará el dedo y nos proporcionará toallitas para eliminar la lubricante que ha quedado después de su revisión.

Un examen de próstata no debe producir dolor más que una pequeña incomodidad, si ya presentamos dolor o sangrado en el recto esto no debería aumentarlo. Después de este chequeo el doctor podrá determinar si hay una anormalidad preocupante y si son requeridos algunos exámenes adicionales para hacer un diagnóstico.

Podríamos creer que por ser hombres Gay no tendríamos mayor problema por ir a un chequeo donde solo un dedo sea lo que nos penetre, pero la realidad es que tanto los hombres homosexuales como los heterosexuales tendemos a descuidar nuestra salud, además, siempre hay un grado de incomodad de permitir que un desconocido llegue tan lejos antes de darte siquiera un beso, esperamos que esta completa descripción nos ayude a vencer esa incomodad y terminemos yendo todos a hacernos un necesario examen de próstata, es por nuestro bien.

Deja un comentario