Compartir

Qué son los swingers gay y todo lo que necesitas saber

El concepto de swingers casi siempre se ha asociado a parejas heterosexuales que quieren darle un poco de picante a su vida y buscan sitios donde practicar sexo con otras parejas, intercambiándolas, para buscar nuevas experiencias y huir de la rutina diaria de sus relaciones sexuales idénticas en los últimos años.

Pero en las parejas LGBT esto también tiene lugar: gays, bisexuales, lesbianas y transexuales también tienen sus necesidades y buscan formas de mantener sus relaciones de toda la vida pero darles ese punto extra de morbo y diversión. Pero, y ahora entre tú y yo, los LGBT lo hacemos bastante más divertido y menos rancio. Así funciona el mundo swinger gay.

En Estados Unidos es algo muy habitual, existen clubes que montan fiestas exclusivas para parejas LGBT comprometidas que buscan durante una noche salir de la monogamia y explorar nuevos horizontes sexuales con diferentes parejas.

Tu vas al club y tanto tú como el resto saben a lo que van. Ahí ya entra el salero de cada uno entablando conversación con otras parejas, siendo cortés cuando quieres rechazar a alguien y sabiendo encajar que una pareja no quiera tener nada contigo. Si superas eso, ya tienes medio camino hecho.

Es un hecho que muchos homosexuales viven su sexualidad con mucha más libertad. Han hablado de ello abiertamente con sus parejas y amigos y eso facilita mucho la comunicación a la hora de probar nuevas experiencias sexuales. Otra opción es la de buscar mediante las redes sociales y apps de ligue sexuales. Es otro ámbito en el que el colectivo LGBT lleva años de ventaja, así que no debería ser un problema.

Es importante entender que el concepto swingers, aunque suene un poco antiguo, es algo diferente al de “relación abierta”. En este caso todas las decisiones se toman conjuntamente y el equilibrio siempre está ahí, con las parejas eligiendo con quién se van y disfrutando de la misma experiencia a la vez.

Deja un comentario