Compartir

Ser el pasivo dentro de una relación gay es…

Ser pasivo no es algo exclusivo de hombres, este rol también lo puede adoptar una chica, así que cuando digamos “pasiva” con ese tono despectivo, debemos saber el significado de lo que estamos diciendo.

Ser pasivo no es algo tan concreto como “ser el que pone el culo en una penetración anal” sino que es un rol y, como tal, conlleva más que una práctica sexual y un comportamiento acorde a su nombre.

El rol pasivo tiene la clásica connotación de sumisión, dejando que el otro “jugador”, el activo, tome las riendas de la situación, entre las que se puede encontrar la relación sexual, pero no es una condición obligada.

Es decir, que tú puedes ser pasivo en el sexo, pero activo en la relación, de forma que cuando toca penetrar tú eres el que recibe, pero durante todo el acto eres quién tiene el control de la situación y el otro lleva una participación más sumisa.

Las combinaciones a explorar son muchísimas, así que no te ates a etiquetas y disfruta del amor y del sexo sin preocuparte demasiado del nombre que lleve lo que haces.

Deja un comentario