Compartir

Transexual lleva un vestido hecho con las banderas de los países homófobos

Valentijn de Hingh es la modelo, una transexual que ha querido formar parte de un proyecto de visibilidad para el colectivo LGBT que sufre de LGBTfobia en todo el mundo y que hay países en los que aún es ilegal ser homosexual.

El fotógrafo Pieter Henket tuvo la gran idea de reunir las banderas de los países más homófobos del mundo, crear con ella un vestido y ponérselo a Valentijn:

“Cuando celebramos el euro Pride en Amsterdam hace 2 semanas, se mostraron 72 banderas de 72 países donde la homosexualidad aún sigue siendo algo ilegal. Pero es que en 12 de esos países te pueden matar por simplemente ser homosexual”.

Con un genial diseño de Matthijs van Bergen y Oeri van Woezi todas esas banderas se convirtieron, sin quererlo, en un vestido arcoiris lleno de todos los colores para luchar porque un día no tengamos que ver esta imagen y no haya que recordar que son los propios gobiernos de ciertos países los que alimentan el odio y la homofobia, pasándose por el forro los derechos humanos.

Deja un comentario