Compartir

I Tried To Change My Sexuality, el documental sobre el actor porno Jason Domino

La estrella porno gay Jason Domino tiene la misión de educar al mundo sobre el VIH y desmitificar las formas en las que el virus puede transmitirse. En un documental que hizo para BBC Three, Domino, quien dirige una organización benéfica que hace películas para difundir información sobre salud sexual, narra su vida desde niño, relatando como creció como un homosexual dentro de la iglesia hasta llegar a su vida como actor de películas porno.

En un video conmovedor, Domino recuerda haberse dado cuenta de que era homosexual y trataba desesperadamente de hacer cambios en su vida para no serlo. Mirando a la cámara, Domino dice:

“A veces, mi hermano compraba revistas porno, sacaba los pliegos centrales y los ponía en la pared. Yo miraba esas imágenes y trataba de hacer una asociación negativa hacia ellas, especialmente en aquellas imágenes donde aparecían hombres teniendo relaciones con las modelos. Cuando los miraba y sentía excitación, tomaba grandes tragos de enjuague bucal, tratando de hacer que mi cerebro asociara el mal sabor con la excitación que me producían los hombres y creía que eso me ayudaría a reprimir mis impulsos gais”.

De hecho, Domino sintió que su situación era tan desesperada que se contactó con uno de los llamados “campamento cristianos de conversión gay”.

“Al ver porno gay, no me sentía cómodo con mi fe”, confesó. “Me puse en contacto con un campamento de esos donde uno ‘reza para que se le quite lo gay’ e intenté cambiar mi sexualidad con ayuda de la iglesia”. Sin embargo, cuando Domino comenzó a aceptar ser gay, decidió ingresar al porno para explorar su sexualidad, que es donde se encontró con alguien con VIH por primera vez.

Sobre el tema, Domino reveló:

“En mi primera escena tuve esta sensación increíble cuando me di cuenta de que era capaz de hacerlo, y tenía química con la persona con la que estaba”.

“Cuando terminamos de filmar, tuve una charla con mi intérprete y él me hizo saber que era VIH positivo. No sabía si eso significaría que podría volver a tener relaciones sexuales, esa sensación de preocupación, de aislamiento, no sabía si iba a morir, no sabía qué era lo siguiente. Para mí, en ese momento todo era muy, muy atemorizante”.

“En realidad, la persona con la que estaba actuando era no detectable y, por lo tanto, no había riesgo de contraer el VIH de todos modos, y me di cuenta de que me sentía cómodo para volver al porno otra vez”.

Actualmente, Domino dedica parte de su tiempo para educar sobre la realidad del VIH e informa a las personas sobre el tema. Él difunde el mensaje de que una vez que eres alguien catalogado con VIH no detectable, es imposible que transmitas la enfermedad, por lo cual espera mejorar la información sobre el tema en espera de evitar que los afectados sean marginados debido a la ignorancia de los demás.

Deja un comentario