Compartir

Troye Sivan llora al descubrir que le gustaba Zac Efron

Troye Sivan podría ser una de las estrellas del pop gay más grandes del mundo y vivir felizmente emparejado con el modelo Jacob Bixenman, pero este artista excepcional, no siempre se ha sentido tan cómodo con su sexualidad.

Troye se dio a conocer como cantante en YouTube a la edad de 18 años y desde entonces ha convertido los temas queer en una parte integral de su trabajo, pero ahora que alcanzó los 23 años, ha decidido revelar en una entrevista para la revista Attitude, que su viaje hacia la autoaceptación no siempre fue fácil.

Al preguntarle cuándo se dio cuenta por primera vez de que tenía sentimientos por otros hombres, Troye, dijo:

“Fue muy temprano. Cuando tenía unos cinco años, recuerdo haber sentido que tenía miedo porque sabía que algo era diferente de mí. Siempre sentí que lo sabía”.

“Mis padres siempre fueron muy abiertos de mente. Yo no crecí en un hogar homofóbico en absoluto, pero, aun así, de alguna manera sabía que no era la norma y pensé que lo que sentía no estaba bien”.

Troye recuerda cómo, al llegar a la adolescencia, sus sentimientos hacia los hombres comenzaron a volverse sexuales, algo que desató una confusión interior oculta que duró la mayor parte de sus primeros años de adolescencia.

“Recuerdo que lloré cuando me di cuenta de que pensaba que Zac Efron era realmente sexy. Lloré. Y me sentí realmente mal”.

“Mis emociones al respecto eran muy confusas: A veces sentía que lo mío por Zac era solo un pequeño enamoramiento o algo por el estilo… Y otras veces me decía: Zac está como quiere… pero nada más. El chico no me y punto. Y esa etapa de duda fue muy extraña para mí “.

Fue solo después de abrir su sexualidad a un amigo cercano a la edad de 15 años que Troye comenzó a sentirse cómodo con su sexualidad.

“Me fui y comencé a investigar, fue cuando comencé a sentirme mucho más cómodo”, explica.

“Vi salir videos en YouTube y escuché a personas hablar sobre sus experiencias y me di cuenta de que no era un bicho raro”.

Deja un comentario