Compartir

¿Tú chico se duerme después del sexo?

Todo apunta a que el sueño profundo es un hecho puramente biológico, en donde la corteza cingulada y la amígdala, dos áreas de la materia gris masculina, dan la orden al resto del cerebro para desactivar cualquier sensación de deseo después de una relación sexual, de hecho que el cerebro masculino realiza una especie de ‘bloqueo’ después de alcanzar el orgasmo.

Ello contribuye a la cuestión natural por la que algunos hombres, necesitan recuperarse antes de estar listos para tener sexo de nuevo. Entre los argumentos que se exponen está el de que el hombre en dicho caso de quedarse dormido, están feliz y seguro, además de satisfecho.

Al despertarse tendrá más ganas de charlar y abrazar , a lo contrario del que se quede despierto después de tener sexo.

Durante la eyaculación, los hombres recibimos un cóctel de químicos en el cerebro, entre los que se incluyen la norepinefrina, la serotonina, oxitocina, vasopresina, óxido nítrico y la hormona prolactina. Esta última está relacionada con la sensación de satisfacción sexual y el tiempo de recuperación necesario para un “segundo round”.

Hay que tener en cuenta que los niveles de prolactina son más grandes durante el sueño, y que aquellos animales a los que se le inyecta la hormona se duermen más rápido. Eso quiere decir que hay un vínculo fuerte entre la hormona y el sueño, por lo que verdaderamente no podemos culparno por tener ganas de dormir luego de haber disfrutado sexualmente.

La oxitocina y la vasopresina también están directamente relacionadas con el sueño: cuando el cerebro las libera, también libera melatonina, la hormona que regula nuestro reloj biológico.

Deja un comentario