Compartir

USA: Denuncia a Grindr después de que 700 hombres fueran a su casa en busca de sexo

Las redes sociales y las aplicaciones para ligar pueden convertirse en un problema. Lejos de intentar ser alarmistas, el ejemplo más claro ha sido un chico de Nueva York llamado Matthew Herrick que ha visto como han aparecido hasta 700 hombres en su casa buscando sexo.

En octubre de 2015 Matthew Herrick descubrió que su ex estaba creando muchos perfiles falsos con su propia foto. Por lo visto, el ex hablaba con tíos y les prometía sexo si venían a verle a su apartamento o al restaurante en el que trabajaba. Cada día llegaban cerca de 10 hombres con esas intenciones. En total, llegó a contar 700 hombres que aseguraban que él les había dado los datos de su casa y enviado fotos.

No solo eso, el ex dio su teléfono y Matthew acabó recibiendo multitud de mensajes constantemente, fotos de desnudos y demás. Y no era gente con gustos cualquieras, sino sexo bareback, orgías o drogas de todo tipo. Y en muchas ocasiones violentos.

Uno de los peores momentos fue cuando le vino un hombre al que le gustaba jugar a ser violado. Lo primero que le dijo fue “dime que no, si es que sí” y como le dijo que se fuera, el hombre le atacó.

CsqStpFWgAAoMN8

¿Qué ha hecho este hombre? Siendo más listo que el hambre no ha denunciado a su ex, sino a Grindr, que tiene mucho más poder, por dar las herramientas a su ex para trolearle de esta manera. Asegura que su vida ha peligrado en más de una ocasión y que, básicamente, le tendía trampas para ser asaltado sexualmente.

Herrick también denuncia porque asegura haber llamado más de 50 veces a Grindr sin obtener respuesta alguna de la empresa. Y eso sí que parece alucinante, ya que el hacerse pasar por otra persona es muy habitual en estas redes, pero llevar a cabo todo lo que ha hecho el ex de este hombre no tanto, por lo que Grindr tiene la responsabilidad de tomar cartas en el asunto y eliminar esos perfiles.

Lo más fuerte es que un juez ha dictaminado que Grindr tiene que borrar los perfiles y a fecha de hoy aún no lo ha hecho, resultando en una violación completa de la intimidad de Matthew, que ve como cada día unos 25 hombres se presentan en su casa porque su ex sigue troleándole constantemente.

Pero lo que le ha pasado a Matthew Herrick es uno de los ejemplos del mal que se puede hacer a día de hoy a través de las redes sociales, y también deja a las claras cuánto estamos exponiendo nuestras vidas al hacer públicas nuestras fotografías en lugares como Instagram.

Deja un comentario